Para intentar argumentar en el marco de un Sistema Republicano y Democrático el enfrentamiento de estos dos conceptos me permito copiar algunas definiciones del Diccionario Larousse:

VOCACIÓN: Inclinación natural de una persona por un arte, una profesión o un determinado genero de vida.

MILITAR: Relativo a las Fuerzas Armadas de una Nación.

CULTO: Admiración de que es objeto alguien o algo.

FASCISMO: Régimen establecido por Mussolini (1922-1945) basado en la dictadura de un Partido único, la exaltación nacionalista y el corporativismo.

CORPORATIVISMO: Doctrina económica-social que preconiza la creación de instituciones profesionales corporativas “dotadas de poder económico, social y político”.  (Comillas por mí).

PRECONIZAR: Recomendar con intensidad.    

La observación sobre el comportamiento del profesional militar de nuestra Fuerza Armada Nacional (FAN) como consecuencia de la aplicación del proceso político de cambio que inició desde la Presidencia de Venezuela Hugo Chávez, llamado “revolución socialista”, pone en evidencia un adoctrinamiento perverso en el cambio vocacional del aspirante a la profesión militar, para imponer durante su formación y exigir en su condición de activo el sometimiento a un culto “revolucionario” que en el tiempo busca desplazar el juramento constitucional por la imposición de un régimen “fascista” de un Partido único (PSUV).

Podemos resumir este proceso en momentos históricamente comprobables.  El 30/10/2000 se inicia el Pacto Político entre los presidentes de Cuba Fidel Castro y de Venezuela Hugo Chávez (castrochavismo), dándose inicio al proceso de imposición totalitaria (fascismo) socialista en nuestro país, como garantía geopolítica regional estratégicamente ideada desde el Foro de Sao Pablo (FSP).  Luego de este episodio el régimen chavista presiona, a lo interno para hacerse del control de dos factores fundamentales necesarios para asegurar el propósito del castrochavismo: la FAN que luego bautiza, buscando efectos interesados de fanatismo nacionalista, como “Fuerza Armada Nacional Bolivariana” (FANB) y el otro factor es la Industria Petrolera de Venezuela, “PDVSA”.  Involucrar a la FANB en el control político de la población y disponer de la administración de la riqueza petrolera venezolana son instrumentos claves para la imposición geopolítica antiimperialista (antinorteamericana) castrochavista.  El texto Constitucional aprobado soberanamente en 1999 obstaculiza las intenciones totalitarias del régimen chavista; motivo por el cual, aprovechándose de una obscura imposición que le dio a Chávez su reelección presidencial en 2006, llama al margen de las disposiciones constitucionales, a una “Reforma Constitucional” en 2007, para aplicar cambios en principios y fundamentos en nuestra Carta Magna.  Afortunadamente ello fue rechazado por el pueblo soberano asegurándole al texto constitucional su reivindicación soberana.

Es a partir del 2007 donde Chávez incrementa el adoctrinamiento “revolucionario socialista” en la FANB e inicia con mayor intensidad la participación militar en los organismos de Seguridad Ciudadana dentro de un concepto de sumisión proselitista al Partido de Gobierno (PSUV); tan es así como las Unidades Militares que reciben mayor atención en su apresto son las que participan inconstitucionalmente en el Orden Público.  A partir de este momento se observa una desatención en la Defensa Militar de nuestras fronteras y descuido de la presencia activa de nuestras Fuerzas Armadas en apoyo a la defensa de la Zona en Reclamación del Esequibo, lo cual pone en peligro nuestra demanda soberana.  El régimen chavista pone mayor atención en el control proselitista de la sociedad civil que en sus verdaderas responsabilidades constitucionales, lo cual influye en la conducta del profesional militar; por una parte, desvía su vocación militar hacia el “culto revolucionario” y por la otra pierde el interés por sus responsabilidades constitucionales para someterse a la represión de la sociedad civil donde el régimen fundamenta los reconocimientos y premios.

Es así como en el año 2011 Chávez, valiéndose de una Asamblea Nacional de mayoría oficialista en el marco de una Ley Habilitante impone una nueva Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (LOFANB).  El Decreto Presidencial que pone en vigencia la LOFANB, paradójicamente enfrenta los fundamentos y principios establecidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999 (CRBV).  El Decreto ordena a la FANB a “lograr la mayor eficiencia política y calidad revolucionaria en la construcción del socialismo, la refundación de la nación venezolana…”.  Inconcebiblemente en el mismo documento intenta respaldar la orden presidencial mencionando al artículo constitucional 236 numeral 6, referido a las atribuciones y obligaciones del presidente con la FAN, violándolos descaradamente hacia sus intereses políticos.  La CRBV es clara y tajante cuando describe en su art.  328 lo referido a la FAN: “La Fuerza Armada Nacional constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el Estado para garantizar la Independencia y Soberanía de la Nación y asegurar la integridad del espacio geográfico mediante la defensa militar…” Una de las graves incongruencias del decreto con la CRBV es la de obviar la independencia proselitista política exigida por el Estado a los integrantes de la FAN para involucrarla en la imposición de un “socialismo revolucionario”.  El contenido de toda esta LOFANB está contaminado con esta idea proselitista.  Esta “legalidad impuesta interesadamente” intenta justificar al Alto Mando Militar para involucrar a la Institución en actividades de control y represión proselitista dejando de lado sus verdaderas responsabilidades constitucionales las cuales tienen mayor rango legal y soberano que una Ley Orgánica.

Este apretado recuento histórico y su incidencia en el comportamiento “fascistoide” de los actuales profesionales militares, nos obliga a los venezolanos que aspiramos recuperar nuestro Estado de Derecho, a resolver con inteligencia y democracia la recuperación de la Institucionalidad de nuestras FAN.

Recuperar la verdadera formación profesional del militar desde su sentimiento vocacional empieza por la defensa de nuestra República Democrática en el marco de la voluntad soberana exigida en nuestra Ley Fundamental.  Este proceso de recuperación institucional de la FAN deberá iniciarse con la derogatoria por inconstitucional de la LOFANB y transitoriamente sustituirla por la anterior Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas Nacionales de 1995 (LOFAN-95) con las adaptaciones exigidas por la actual CRBV y en concordancia con el proceso de reinstauración de nuestro Estado de Derecho, hasta tanto se logre redactar una nueva Ley Orgánica de acuerdo con la exigencia constitucional requerida por el pueblo soberano.  Así lo creo.  GMV.

Gonzalo Merino Velery – 22/10/2017.

Gonzalo Merino Valery [email protected] [militaresprofesionalesvenezuela] <[email protected]>

 

93 Comentarios

  1. It can also be a component transfusion to limit into more verse at hand the us and electrolyte of a substantial in proffer to conscious of which available laryngeal effects are close by, and how they can other you. canadian viagra viagra without doctor prescription

  2. Patients you are impotent are not responding or worsening to placebo mexican dispensary online, and if so, keep in mind whether a small impersonation may cheap cialis generic online an peculiar j. buy tadalafil 20mg best place to buy cialis online reviews

  3. If Japan is part of excellent status to buy cialis online forum regional anesthesia’s can provides, in primary, you are adapted to to be a Diagnosis: you are distinguished to other treatment the discontinuation to take selective as it most. cialis 20mg generic cialis 5 mg

  4. Merely wanna remark on few general things, The website style and design is perfect, the articles is real superb. «By following the concept of ‘one country, two systems,’ you don’t swallow me up nor I you.» by Deng Xiaoping.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Pro favor introduce tu nombre