El Presidente Interino Juan Guaidó recientemente nos presentó una “Hoja de Ruta” para explicar lo que las autoridades legítimas han planificado pare enfrentar la situación que se presenta el próximo 6 de enero. Nos parece muy oportuna porque exige a nuestra FF.AA. a cumplir con sus funciones consagradas en la Constitución y propicia la participación de la Sociedad Civil Organizada para apoyar la posición de la Presidencia Interina. Tambien asoma el apoyo internacional de parte de los países democráticos del mundo para su aporte, así como la posibilidad que estos nos apoyen de todas las maneras prevista en las leyes internacionales en relación a la defensa de la población de estados fallidos con regímenes acusados de crímenes de lesa humanidad, como es actualmente nuestra Venezuela.

A la Hoja solo le faltan algunos detalles para hacer viable las formas de apoyo de carácter militar, si es que fueran necesarias. Lo que sí es necesario al respecto es recordar que se deben realizar a la mayor brevedad, ya que la usurpación, por su estructura totalitaria y vertical, es presta para actuar a su favor, mientras que la Presidencia Interina y la Asamblea Nacional, por su carácter plural y democrático, es menos dada a la premura.

Las acciones necesarias tan pronto como sean posibles, son
1) Para que la Presidencia interina y la A.N. dispongan de una asesoría en asuntos militares y de seguridad nacional y de un cuerpo de expertos para comunicarse con los sectores militares de los Países que pudieran ayudarnos en caso de que fuera necesario, debemos contar -en Venezuela o en el exilio-con un Estado Mayor Conjunto de las FF.AA., un Ministro de Defensa y un Jefe del Comando Estratégico Operacional, con los subalternos y edecanes que ellos consideren necesarios.

2) Tener un acuerdo muy bien detallado con:
a) Los EE.UU. de N.A. para que -en caso de hacerse necesario una acción militar- nos asegure un bloqueo aéreo en todo el territorio nacional, tanto para naves militares como civiles, y para que nos den apoyo táctico satelital.
b) La República hermana de Colombia, para autorizarles el ingreso militar al territorio nacional en persecución a las guerrillas o paramilitares colombianas, con el entendimiento que retiraran a su territorio al terminar cualquiera acción.
c) Los Estados Unidos do Brasil para autorizarlos a neutralizar a cualquiera instalación militar que no haya sido autorizado por este gobierno interino e informado a las autoridades militares de Brasil -tanto activas como pasivas- instaladas cerca de la frontera que nos es común.
d) Los países miembros de la TIAR y R2P, para que reciban a nuestros militares -oficiales y tropa- en sus instalaciones militares, con el trato y el sueldo que les corresponde según su rango; con el compromiso de que el Gobierno de Venezuela, una vez rescatada su soberanía, su libertad y su democracia, les reintegrará todos los gastos incurridos en esta noble cooperación de emergencia regional. El rescate de Venezuela de la usurpación criminal es esencial para la seguridad nacional e individual de todo el hemisferio.

Considérese estas recomendaciones solo como una sugerencia de quien no tiene mayores conocimientos que los que se obtienen del estudio, la investigación y las reflexiones de un ciudadano venezolano que desea “la mayor suma de felicidad y de estabilidad política y social” para todos los demás venezolanos. Nuestra sumisión y apoyo a la Presidencia Interina y a los demás instituciones legítimas de Venezuela en estos momentos críticos para todos nosotros no está de ninguna materia sujeto a que estas reflexiones sean consideradas o no.

Dios nos bendiga y a Venzuela.

Armando Azpúrua, Profesor Jubilado de la Universidad de Venezuela