La protesta es la expresión del poder soberano.

No Podemos Esperar a Que Caiga La Tiranía, porque eso jamás sucederá

 Armando Azpúrua y Melquiades Bermúdez -11-12-2021

A Venezuela le queda una sola opción positiva.

No podemos esperar a que caiga la tiranía que oprime a los venezolanos. Cada día que pasa mueren muchos enfermos, ancianos, niños y parturientas por falta de un servicio médico adecuado.  Otros sufren o mueren por la inseguridad que cunde en todo el país.

Cada vez más, al país lo comprometen los usurpadores, con países y organizaciones opresoras. antidemocráticas y criminales que reclutan y corrompen a nuestra juventud.

Las dictaduras, las tiranías, los despotismos, las satrapías, no las tumban las protestas, solo obligan a las fuerzas militares y policiales a actuar, muchas veces en contra de los que protestan, pero otras veces en contra del opresor.

Los procesos electorales tampoco los tumba, los resultados nunca resultarán contrario a ellos, si controlan cualquiera de las partes del proceso, ya sea el acto del voto, el escrutinio o la totalización. (Primero era Acta mata votos; ahora es Totalización mata actas.).  Los usurpadores disponen de expertos en procesos electorales y disponen del software, el hardware y los algoritmos, con los que pueden determinar que cada uno de los miles de cargos a elegir sea para ellos o para algún y que opositor. Las computadoras hacen lo que el programador le ordene. Quienes las operan, pueden cambiar el programa cuando quieran y, en Venezuela, pueden operarlas por cable submarino desde la misma Cuba.

La opción del diálogo o la negociación por fin quedan descartadas.   El diálogo entre personas honestas y otras totalmente amoral no tiene sentido alguno.

La única opción positiva que hemos podido discernir que nos queda es la de orientar todos los recursos propios y los que nos ofrecen los países amigos hacia un único propósito: el rescate lo más pronto posible de la actual usurpación del Estado en Venezuela, con la única opción que nos queda.

Los que amamos a Venezuela en primer lugar debemos determinar cómo será La Venezuela Que Queremos.  Para todos juntos luchar primero y después trabajar para lograrla a la brevedad, sin escatimar en los costos materiales.

No conocemos a nadie que no quiera a Venezuela.  Muchos la quieren para explotarla, otros la queremos para engrandecerla moralmente, conservar su Gloria histórica y agradecerle su Gracia a su Creador.   Los que la amamos, los que la queremos positivamente debemos apartar nuestro intereses y deseos particulares para dedicarnos a conquistar y realizar esa Venezuela Que Queremos.  Todos juntos los que compartimos un consenso en lo que queremos, aunque no coincidimos en cómo lograrlo.  No podemos darnos el lujo de rechazar a aliados que no nos caen bien.  Ya, después de lograrlo, podremos competir y lograr nuestros intereses individuales, en paz y con plena libertad.

Juan Guaidó es Presidente Interino de Venezuela, reconocido por unos 60 países de vocación democrática, junto con la Asamblea Nacional electa en el 2015 y al Tribunal Supremo de Justicia designado por esta Asamblea.  Es indispensable que los que amamos a Venezuela y aspiramos a rescatarla también los reconozcamos y los respetemos.

Que nos gusten o no, en estos momentos, no nos es relevante.  Mientras cumplan lo que acordemos para lograr nuestro propósito, no debemos criticarlos.  Solo así podremos llevar a cabo la única opción que nos queda para lograr nuestro propósito, como es el uso legítimo de toda la fuerza de que disponemos para lograrlo.

A los países amigos no podemos moralmente exigirles que pongan las vidas de sus jóvenes en riesgo para rescatar a un país que no es el suyo.  Tampoco podemos moralmente exigir a nuestros jóvenes a poner en riesgo su vida por su país si no les aseguramos el bienestar y la seguridad de su familia inmediata.

Nuestra propuesta al Gobierno Interino sería el siguiente:

1.      Que consulten a los Oficiales Superiores de las FF.AA. y de las fuerzas policiales en situación de retiro para designar en el Gobierno Interino la especialidad de Defensa y Seguridad en un Consejo de Gobierno; con un Estado Mayor Conjunto que a su vez designe los Comandantes de Fuerzas y un Comandante Estratégico Operacional y que, entre todos, asesoren a la Presidencia Interina;

2.     Que consulten a los Embajadores ya designados para que sugieran un Jefe de la especialidad de Relaciones Exteriores y a los venezolanos residenciados en el exterior para designar un Cónsul Honorarios para su lugar de residencia, cargo que está contemplados en las leyes actuales. Entre los deberes de estos Cónsules Honorarios estaría el de llevar el Registro Electoral Permanente en su área de competencia.

3.     Que exijan a los países amigos a que cumplan los compromisos que adquirieron al firmar y aprobar los acuerdos con las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos, el Tratado Internacional de Ayuda Recíproca, el de Roma, de Río, etc. Que cumplan con su compromiso de mutua ayuda.  Exijamos a los países amigos que acepten en sus Fuerzas Armadas a nuestros militares, oficiales y tropa y a los demás venezolanos que así lo soliciten, para que continúen su formación profesional bajo las mismas condiciones que le otorgan a sus propios ciudadanos. Y que nuestro Gobierno interino se compromete a reponer al País anfitrión todo el costo de esta acción fraterna una vez recuperado el gobierno de Venezuela

4.     Que exija a los países con los cuales compartimos fronteras, a que custodien a nuestras fronteras de ambos lados, del nuestro y del suyo. Que nos permitan y nos faciliten el estacionamiento y el cruce de fronteras de nuestro personal militar, armas y transportes.

A Colombia, otorgarles el permiso de persecución en caliente contra contrabandistas, narcotraficantes, guerrillas y paramilitares.  Al Brasil otorgarle el permiso para destruir o decomisar cualquiera instalación militar en nuestra Guayana que no haya sido autorizada por el Gobierno Interino legítimo.

A los Estados Unidos de América, a) los asesores necesarios para realizar una campaña de guerra contra todos los grupos armados ilegales en territorio venezolano. Tanto la Fuerza Armada comandada por Vladimir Padrino López, demás grupos armados al servicio de la usurpación, grupos de bandas y mega bandas de delincuentes, paramilitares, guerrillas y narcotraficantes al servicio de organizaciones extranjeras.

b) que declaren y administren un cielo cerrado sobre Venezuela durante nuestras acciones militares legítimas, tanto contra la escasa aviación militar venezolana como de las potencias aliadas de la usurpación desde Cuba, Nicaragua o alguna isla del caribe.  Y que nos mantengan informados de lo captado con sus satélites y aviones de altura extrema en todo lo relevante a nuestra acción bélica.

Sabemos de una estimación, de que las entradas de tres batallones bien armados y motorizados de 600 combatientes, uno por Colombia, otro por Brasil y otro por la Costa Caribe, podrían neutralizar a Venezuela en cuestión de horas. Se ha estimado también que, en cuestión de días, ya tendríamos 6 mil combatientes en cada batallón con los que se pasen con sus armas de las fuerzas de la usurpación, más los voluntarios que soliciten unirse a este nuevo Ejercito Libertador, que no solo asegurará a la libertad de Venezuela, sino que rescataría el prestigio y la Gloria del primer Ejército Libertador de América. Será una nueva Campaña Admirable, el comienzo del fin de los males políticos que como pandemia no han dejado a Latinoamérica alcanzar el desarrollo humano que le corresponde.

Entonces nos podemos dedicar a construir la Venezuela País, La Venezuela Estado y la Venezuela Nación que amamos. Para nuestros hijos, nietos y futuras generaciones del milenio, y como ejemplo y medida para toda la humanidad.

Es la única opción política que nos queda.  ¡Por Dios y por la Patria!  Debemos actuar ya, sin demora.  Cada día se hace más difícil cumplir con nuestra sagrada obligación de rescatar a Venezuela.

Armando Azpúrua y Melquíades Bermúdez – 9 de diciembre de 2021

 

1 comentario en «No Podemos Esperar a Que Caiga La Tiranía, porque eso jamás sucederá»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.