Así lo creo…
Obligados estamos a una reflexión sobre el curso de las acciones para el cambio.  Se trata de hacer política, y de estructurar una estrategia que oriente las decisiones a tomar.  En la presente etapa de la lucha por rescatar la democracia, el panorama desalentador tenemos que cambiarlo por la esperanza, la fe y la confianza en Venezuela.  Las pasiones desbordadas no deben llevarnos a tristes resultados, que impiden el cambio para la buena conducción política.  Venezuela requiere un manejo coherente y coordinado, con una clase política constructiva, que tenga conocimiento reflexivo de las cosas, de la realidad del país y del porvenir.  La situación actual del país nos muestra el enfadoso perjuicio derivado de imponer un régimen comunista que acabó con todo.  Hay un profundo malestar por haber aplastado todo lo bueno que exhibía Venezuela.  El drama actual es desolador y se tiene que cambiar.  El despilfarro de los recursos económicos de la hegemonía comunista es grosero.  Por eso, tenemos que cancelar la era siniestra del comunismo.  Igualmente tomar conciencia de las dificultades de la confrontación política, de allí la importancia de la UNIDAD.  El tamaño y magnitud de la crisis es inmenso, como grandioso es la actitud y talento del venezolano para responder a la realidad.  Los venezolanos buscamos un porvenir cierto, un rumbo definido que permita trazar el camino que nos lleve a la meta del cambio.  Se trata de HACER POLITICA y abordar la situación por medio de una acción inteligente y unitaria, que sirva de marco para salir del régimen, mediante elecciones transparentes, con un nuevo CONSEJO NACIONAL ELECTORAL.  La lucha por el cambio político es la lucha por la democracia, por la paz, por el respeto a la Constitución.  Es la lucha por el equilibrio de poderes, por la alimentación de los venezolanos, por la salud y por la vida.  Se trata igualmente, de volver a la descentralización del país, para defender los estados, municipios, parroquias, aldeas y caseríos, que actualmente los arropa la peor crisis que ha padecido Venezuela.  Necesario es que el pueblo ejerza su soberanía, como en los buenos tiempos de la democracia, con sus fallas y errores, pero la diferencia con el régimen comunista es abismal.  Esto exige un cambio de modelo urgente, para hacer prácticas y efectivas las medidas destinadas a corregir los desequilibrios, y combatir la corrupción, el hambre y la miseria.  Todos los organismos internacionales especifican a Venezuela, como una de las regiones del mundo de más desigualdad e injusticia en materia de pobreza, luego de ser una de las más ricas y apoderadas del planeta.  La realidad indica que los venezolanos debemos jugar un papel determinante para una transición pacífica, y encaminar al país hacia el trayecto constitucional, como una forma de hacer política.

Jesús Alberto Barrios
[email protected]
Instagram: @jesusalbertob
Twitter: @jesus_alberto

Fuente:
Jesus Alberto Barrios [email protected] [confederacionprofesionalesvenezuela] <[email protected]
Para:[email protected]

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Pro favor introduce tu nombre