Talento y probidad –
El Impulso – 2-11-2015

FacebookTwitterGoogle+LinkedInCorreo

En carta al General Francisco Carabaño, del 8 de octubre de 1828, el Libertador le escribe: “Los hombres de luces y honrados son los que debieran fijar la opinión pública. El talento sin probidad es un azote. Los intrigantes corrompen los pueblos, desprestigiando la autoridad. Ellos buscan la anarquía, la confusión, el caos y se gozan en hacer perder a los pueblos la inocencia de sus costumbres honestas y pacíficas”.

La frase más recordada de esta carta es: “El talento sin probidad es un azote” en su contexto negativo; se olvida, frecuentemente, el positivo: que los pueblos son de costumbres honestas y pacíficas, que los hombres de luces y honrados son los que debieran fijar la opinión pública, y que, además, implica su contraria: “El talento con probidad es una bendición”.

En momentos de desgracia nacional, porque mandan hombres y mujeres sin talento ni probidad, que han hecho tanto daño a nuestro país, en todas sus manifestaciones sociales, económicas, culturales y políticas, es cuando más necesitamos elogiar a los venezolanos con luces y honrados; en lugar de rendir culto al poder, a la importancia social, a la riqueza, a la violencia, a la tiranía, y a doctrinas fracasadas y anacrónicas que sólo han traído miseria y esclavitud donde se han impuesto por la fuerza o el engaño. La crisis de la Venezuela de hoy es una crisis de valores; por eso necesitamos tanto de hombres que sean paradigmas del talento con probidad; hombres de principios cristianos, con respeto por la justicia divina, con amor en primer lugar a su familia, por extensión a sus amigos, prójimos y a su patria.

http://www.elimpulso.com/opinion/talento-y-probidad