Aceptó que blanqueó 1,200 millones de dólares obtenidos por fraudes y malos manejos.  También admitió que la trama involucra a conspiradores y funcionarios venezolanos.

Matthias Krull aceptó que lavó dinero para «los chamos», identificados por Univision como los hijastros del presidente Maduro.  Getty Images y Social Media.

Mattias Krull, un banquero alemán venezolano detenido en Estados Unidos por el lavado de 1,200 millones de dólares producto de la corrupción en Venezuela, admitió que movió millones de dólares a favor de los hijastros de un político venezolano que fuentes de Univision Noticias identificaron como el presidente Nicolás Maduro.

Read a version of this story in English

En su declaración de culpabilidad, Krull además aceptó que asesoró en operaciones de lavado a un cómplice identificado por la denuncia criminal como un empresario dedicado al negocio de la televisión y a quien el documento se refiere como ‘Conspirador 7’.

Cuatro fuentes independientes, con conocimiento directo de la investigación, confirmaron a Univision Noticias que se trata de Raúl Gorrín dueño del canal Globovisión que opera en Venezuela.  Otros medios han identificado con sus fuentes a Gorrín como el ‘Conspirador 7’.

El abogado de Raúl Gorrín en Miami, Howard Srebnick, dijo a Univision que no comentaría sobre el caso, excepto para decir que su cliente niega estar involucrado en operaciones de lavado de dinero.

Relacionado: Arrestan a sospechosos de participar en masiva red de lavado que robó $1,200 millones a la petrolera venezolana Pdvsa

Gorrín tiene propiedades en Florida, además de ser dueño en Venezuela del canal de televisión que cambió la línea editorial para favorecer al gobierno de Nicolás Maduro, sumándose a la censura oficial.  También es propietario de Seguros La Vitalicia.

Vestido con uniforme de prisión federal y encadenado en los tobillos, Krull aceptó que recibió instrucciones del ‘Conspirador 7’ para mover 159 millones de euros de los tres individuos identificados en la denuncia como ‘Los Chamos’.

De acuerdo a las fuentes de Univision Noticias, ‘Los Chamos’ son los Gavidia Flores, hijos de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores, esposa de Maduro.

Según el sumario de culpabilidad, el ‘Conspirador 7’ llamó a Krull a su oficina en Venezuela en relación a 200 millones de dólares.  «‘Conspirador 7’, dijo que necesitaba una decisión urgente para mover estos fondos, y quería que Krull conociera a los dueños de los fondos’’, afirma el sumario.

La investigación, denominada ‘Operation Money Flight’, que ha sido identificada como la mayor en materia de lavado de dinero en Florida, se reveló a finales de julio cuando fueron aprehendidos Krull, en Miami, y Gustavo Adolfo Hernández Frieri, en Italia.  Ambos fueron identificados como los cerebros financieros de las operaciones de lavado.

Así fue operación que desmanteló una supuesta red de exfuncionarios chavistas que intentaba lavar $1,200 millones

Otras nueve personas fueron acusadas de pertenecer al esquema.  La acusación menciona una trama de lavado de dinero en la que participaron funcionarios, banqueros y algunos personajes solamente identificados como “conspiradores”, “funcionarios” o “fuente confidencial” (CS, en inglés).

El viernes la fiscalía federal de Miami, radicó un encausamiento en el que fue agregado un nuevo acusado.  Se trata de Mario Enrique Bonilla Vallera, a quien se le atribuye actuar como testaferro de ‘Los Chamos’ en cuentas bancarias y otros negocios.

Los cargos establecen que el ‘Conspirador 7’ presentó a Krull a ‘Los Chamos’.  El padrastro de esos chamos es identificado en la denuncia como “Funcionario Venezolano 2”.  El gobierno de Venezuela no se ha pronunciado sobre el caso.

Durante la audiencia, Krull permaneció sentado entre sus abogados.  Vestía uniforme carcelario beige arrugado, medias marrones y sandalias de goma bajo las cadenas de sus tobillos.  Miraba fijamente a la jueza Cecilia Altonaga desde sus lentes de pasta negros.  Tomaba agua en un vaso de plástico y se inclinaba al micrófono de su mesa para responder breve y conciso a las preguntas.  Solo tuvo que aclarar su voz luego de la lectura completa de los hechos que lo involucran con detalles de reuniones y “conspiradores” en la trama de lavado.  “Sí, yo soy”, pronunció en inglés.

“Entiendo y estoy de acuerdo”, dijo en cuatro oportunidades y aceptó también cuando la jueza mencionó la posible sentencia de 10 años como consecuencia de su aceptación de culpabilidad.

“Krull manejaba actividades bancarias para numerosos funcionarios venezolanos y cleptócratas”, se lee en los documentos de la corte, que además señalan que era el “banquero personal del Conspirador 7”.

¿Cómo lo hicieron?
Krull admitió que se unió a la conspiración dos años después de que comenzó, en 2016, con el objeto de blanquear alrededor de $600 millones de PDVSA, obtenidos a través de sobornos y fraudes.  Para mayo de 2015, el negocio había alcanzado los $1,200 millones.

PDVSA es la principal fuente de ingresos y divisas de Venezuela (dólares estadounidenses y euros, que son controlados por el gobierno desde 2003) .  Krull y miembros de la conspiración de lavado de dinero utilizaron bienes raíces en Miami, Florida y sofisticados esquemas de inversión falsa para ocultar que los $1,200 millones en realidad provenían de malos manejos en PDVSA.

 – David Adams, Gerardo Reyes y Tamoa Calzadilla – 22-8-2018

Fuente: https://twitter.com/UniNoticias/status/1032418841471737857