La protesta es la expresión del poder soberano.

A Venezuela Solo le Queda una Opción – Armando Azpúrua – 10 -10-2020

A Venezuela Solo le Queda Una Opción – Armando Azpúrua – 08-10-2020

 

#jguaido

A comienzos del siglo XIX, a Venezuela se le presentó una oportunidad bellísima.  España -entonces la mayor potencia de Europa- había sido invadida por los ejércitos de Napoleón, el Rey Fernando VII había abdicado y en su lugar fue designado José Bonaparte, Pepe Botella.  La nobleza se refugió al sur y constituyó una Regencia, la Junta Defensora de los Derechos de Fernando VII.

El bravo pueblo español no aceptó esta invasión de buena gana y se buscó una manera de oponerse al invasor mediante unas tácticas que desde entonces llamamos guerrilla.  EnBailén Napoleón recibió la primera derrota a campo abierto de su poderoso ejército de manos de esa guerrilla española.

En casi todo el Imperio Español se designaron juntas similares en defensa del Rey legítimo.  Caracas hizo lo suyo, liderado por el Don Fernando Rodríguez del Toro, el Marqués del Toro.

En Venezuela, entre algunos otros, a Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Ponce, Palacios y Blanco, un joven mantuano caraqueño recién regresado de una gira por Europa en donde terminó su formación como buen súbdito del imperio Español, recién casado y dedicado a la explotación de sus numerosas  propiedades, se le ocurrió que el momento era perfecto para lograr un sueño del que había oído en los círculos intelectuales de Europa: la creación de una Nueva República en América, en donde imperara la libertad, la igualdad y la fraternidad de todos los hombres.

De hecho, en la Roma que había sido la capital la República y del Imperio Romano, y frente a su maestro y tutor Simón Rodríguez o Simón Robinson hizo un juramento solemne -cosas de muchacho- que reza así:

«¡Juro delante de usted, juro por el Dios de mis padres, juro por ellos, juro por mi honor y juro por mi patria, que no daré descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español!»

Juramento de un muchacho malcriado, que cumplió, a expensas de su felicidad, su fortuna, su salud y su vida y el sufrimiento y la vida de cientos de miles que lo siguieron, lo que le convertiría en el héroe máximo del Nuevo Mundo

De allí en adelante ya es la historia patria que todos los venezolanos nos conocemos bien.  Bolívar fundó la Sociedad Patriótica y logró convencer a la Junta de Caracas para que convocara a las demás provincias de Venezuela y para que se formara un Junta Suprema, y que también cambiaran de propósito, a la Independencia.

Cuba, Puerto Rico, las colonias en África, Asia y las Filipinas no aprovecharon su oportunidad.  ¡Algunas no lo lograron su independencia sino hasta el siglo XX y otras no lo han logrado aún!

Si dejamos pasar esta oportunidad, ¿tendremos que calarnos esta desgracia por 20, 40 o 50 años más?  Ya hemos estado mal durante más de 40 años. ¡Tenemos que actuar ya!  Tenemos que actuar antes de las elecciones de los Estados Unidos o -mejor- durante esas elecciones.  Decididamente, antes de las “y que” elecciones parlamentarias de Venezuela.

Sugerimos a nuestro legítimo presidente Juan Guaidó designar -YA- a un Ministro de Defensa y, con este, a un Estado Mayor Conjunto EMC y a un jefe del Comando Operacional Estratégico CEO.  Y a un jefe de Policía Nacional.

Le recomendamos proponerle a Estados Unidos un tratado de cooperación como el que firmaron con Colombia para combatir el narcotráfico y la guerrilla que lo patrocina, pero sin bases permanentes.  Incluyendo la protección contra intervenciones militares por aire, mar y tierra y por la cyberesfera, no solicitadas por las autoridades legítimas de Venezuela.

Le proponernos, dentro del TIAR, la OEA, la ONU y demás organizaciones internacionales, solicitar ayuda para que nuestros Oficiales y Tropa y nuestros funcionarios policiales continúen su formación militar o policial en los países que así nos lo ofrezcan.  Recibiéndoles con sus familias, con alojamiento y remuneración igual que los del país anfitrión.  Nos comprometeríamos a reponer todos los gastos incurridos tan pronto tengamos un buen control del fisco nacional.

Le insinuamos proponer al Brasil un acuerdo para la mutua defensa común de la Amazonía, permitiendo a las fuerzas brasileñas entrar actuar ante cualquiera instalación militar no aprobada por las autoridades legítimas de Venezuela.

Insinuamos también otorgar a Colombia el derecho a la persecución en caliente de las guerrillas colombianas en nuestro país.

No queremos que Venezuela sea invadida por fuerzas militares extranjeras.  ¡Nunca! Somos el único país que nunca hemos sido invadidos y cuando salimos con nuestros ejércitos ha sido para liberar, no para conquistar.  Por eso tenemos un Parque de la Paz, en Caracas, reconocido por la ONU y en el que muchos países amigos han sembrado un árbol simbólico de su País,

Y le insinuamos también lograr las mejores relaciones posibles con todos los 14 países con quienes compartimos fronteras, con la excepción de Trinidad y Tobago y Guyana.

Le aconsejamos que tan pronto como se hayan establecido estas instituciones de recuperación territorial. se inicie a una recluta de voluntarios, tanto de venezolanos como de amigos extranjeros, para constituir unas Fuerzas Armadas Nacionales legítimas.

Aspiramos que estas nuevas instituciones patrióticas procedan a la recuperación del territorio nacional tan pronto Usted y sus asesores militares lo consideren viable y prudente. 

Podemos pronosticar sin ningún titubeo que tan pronto una división de las FAN y Policía Nacional patrióticas cruce una frontera venezolana en uniformes venezolanos y bajo el tricolor con siete estrellas y un escudo nacional con un caballo indómito pendiente de los enemigos que le persiguen, se nos unirán a ella miles de actuales oficiales y tropa de la usurpación y millones de ciudadanos venezolanos y extranjeros no comprometidos.  Más si varias de ellas entran simultáneamente por variasde nuestras amplísimas fronteras

Aspiramos a una nueva campaña admirable, en parcial desagravio por los vejámenes que se le han perpetrados impunemente durante ya muchos años a nuestro Libertador y Padre de la Patria.

Para no llevar a cabo con demasiada premura la recuperación del territorio nacional y la creación de un Nuevo Estado, exhortamos al Presidente y Presidente de la Asamblea Nacional, a la Asamblea Nacional y al Tribunal Supremo Nacional, únicos poderes públicos legítimos de Venezuela, a regularizar, antes del 5 de enero del 2021, constitucionalmente, a un Gobierno Transitorio regido por un Código de nivel constitucional.

Un Nuevo Estado en el que domine el Imperio de la Ley, se respeten todos los derechos humanos y con “el sistema de gobierno más perfecto, aquél que produce la mayor suma de felicidad posible, la mayor suma de seguridad social y la mayor suma de estabilidad política.”

Sería también hermoso que iniciáramos preparaciones para celebrar 200 años del Congreso Anfictiónico de América en 2026. 

Que Dios nos bendiga, a los venezolanos y a todos los amigos de Venezuela.

Cutler Bay, Florida – 8 de octubre del 2020.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.